Inicio > Recursos > Technical > Black Box Explica > KVM > Conmutación KVM vs. Virtualización del hardware
Navegación
 

Conmutación KVM vs. Virtualización del hardware

Black Box se lo explica

Conmutación KVM vs. Soluciones software de escritorios remotos: ¿Cuál debe elegir?

Cuando se trata de la gestión de servidores remotos, muchas organizaciones tienen que elegir entre la conmutación y extensión física de KVM y las soluciones de escritorios remotos basados en software para acceder y controlar sus activos. El software de escritorio remoto ofrece algunas ventajas en cuanto a costes pero no llega a ser una solución fiable, segura y de gran rendimiento. Para organizaciones que deben mantener los servicios críticos en funcionamiento en todo momento y que podrían tener cientos o miles de servidores físicos, los extensores y switches KVM son por lo general una opción superior.

Soluciones de software de escritorio remoto

Las soluciones de software de escritorio remoto están diseñadas para proporcionar acceso remoto a ordenadores. RDP (Remote Desktop Protocol) y VNC (Virtual Network Computing) son dos ejemplos conocidos de estos tipos de soluciones. Ofrecen algunos beneficios: no tienen coste de adquisición, no hay hardware que instalar, no hay cables que conectar y no se requiere fuente de alimentación. Sin embargo, hay varias desventajas.

Debe instalarse software de escritorio remoto en cada ordenador al que deba accederse. Se requiere un sistema operativo compatible y una red de producción para su funcionamiento, y también consumirá recursos del sistema, lo que tendrá un impacto negativo en la productividad. Además, el software de escritorio remoto no dispone de acceso a nivel de BIOS. Si el sistema operativo de su servidor o su red está apagado, perderá el acceso, incluida la posibilidad de solucionar problemas y reiniciar remotamente. Otras deventajas incluyen la pérdida de calidad de vídeo debido a la compresión, un retardo en el rendimiento, ralentización de la velocidad de conmutación, falta de soporte de varios ordenadores y el no tener disponible la redundancia.

Una debilidad importante de las soluciones de software de escritorio remoto es la seguridad. Los métodos de autenticación son vulnerables a los piratas informáticos. Una brecha en cualquier parte del sistema podría abrir el acceso a toda su red y dejar expuestos todos sus datos.

Extensión KVM

Una desventaja potencial de los extensores KVM físicos es el coste inicial de los equipos. Sin embargo, estos costes pueden compensarse pronto con una mayor eficiencia, fiabilidad y seguridad.

Cada extensor KVM combinado con un switch KVM puede dar soporte a cientos de servidores y puede configurarse mediante una solución de gestión de redes centralizada, simplificando la configuración y gestión, en comparación con un software de escritorio remoto, ahorrándole tiempo y dinero. Los switches y extensores KVM son universalmente compatibles con cualquier sistema operativo. Son apropiados para aplicaciones de gran ancho de banda, como por ejemplo broadcast de alta definición, software de gráficos, CAD y control de procesos. Puesto que los switches y extensores KVM no requieren software ni controladores adicionales, no hay pérdida de recursos ni de productividad debido a la competencia entre aplicaciones. La tecnología KVM por IP ofrece además acceso a nivel de BIOS, por lo que podrá reiniciar y solucionar problemas remotamente. En caso de InvisaPC de Black Box, también permite gestionar servidores virtuales disfrutando de la misma experiencia del escritorio que esperaría de una conexión física de PC.

Con las soluciones de extensión y conmutación KVM, disfrutará además de un rendimiento superior en cuanto a velocidad, calidad y capacidad de controlar vídeo en varias pantallas. Desde el punto de vista de la seguridad, una solución KVM no utiliza una red de producción y funciona de forma independiente del sistema operativo del ordenador, resultando así en un menor riesgo de seguridad. Incluso las soluciones de KVM por IP más recientes funcionan fuera de banda, lo que minimiza el riesgo de un fallo de seguridad. Además, la comunicación entre un servidor o PC y una estación de usuario va cifrada para mayor seguridad.

La capacidad de acceder de manera segura, monitorizar su red y mantener el rendimiento es fundamental. Las soluciones de escritorio remoto por software ofrecen algunos ahorros iniciales, pero las ventajas de los equipos KVM físicos rápidamente los superan.

Conexión de una fuente HDCP a varias pantallas

Beneficios clave de utilizar la extensión y conmutación KVM

  • Gestión de servidores «en los extremos de la red» sin sobrecargar el ancho de banda Los extensores y conmutadores KVM por IP son la opción perfecta para el acceso remoto a CPU físicas o virtualizadas para aplicaciones en tiempo real. Solamente se utiliza el ancho de banda necesario para garantizar una calidad de datos óptima, aunque lo habitual será que el transmisor opere con un ancho de banda por debajo del máximo disponible. Esto es especialmente útil en aplicaciones donde se requiere un funcionamiento continuo y acceso en tiempo real a servidores de misión crítica 365 días al año.
  • Acceso y solución de problemas de red remotos Al poder solucionar problemas de red desde una localización remota, puede simplemente gestionar los problemas desde su escritorio y ahorrarse la molestia de tener que desplazarse a una instalación a mitad de la noche, por ejemplo. Solamente con un navegador, un teléfono móvil o PDA, podrá reiniciar o administrar un conjunto de servidores remotos.
  • Control de acceso a la red
    La extensión KVM por IP concede acceso autorizado a usuarios específicos a cualquier servidor de forma simultánea.
  • Gestión KVM global centralizada Utilizar KVM por IP conjuntamente con una solución de gestión centralizada como por ejemplo Boxilla de Black Box proporciona una gestión KVM global centralizada. Esto ayuda a consolidar el acceso a servidores y la gestión de dispositivos mediante dispositivos KVMoIP conectados local o remotamente. Esta plataforma de gestión permite la interconexión de soluciones KVM y el acceso por redes IP, haciendo que la transición a sistemas IP sea más económica y sencilla de implementar. Todo este hardware queda finalmente unido bajo un solo «paraguas» proporcionando un control fuera de banda completo y seguro.
  • Extensión de señales punto a punto por IP
    Permite a los usuarios acceder simultáneamente a varios ordenadores y máquinas virtuales por Internet con poca latencia, sin sacrificar el rendimiento.

Póngase en contacto con Black Box para aprender más sobre nuestra gama completa de soluciones de conmutación y extensión KVM, incluido KVM InvisaPC para máquinas virtuales, y Boxilla, una herramienta innovadora que le permite monitorizar y gestionar su red KVM desde cualquier lugar.



Share |